Algunos venezolanismos de «bolas» que no son «bolas»

Hay venezolanismos (esas frases propias de los venezolanos) asociados a la palabra «bola» que, por una cuestión cultural, la gente relaciona con «testículo». Sin embargo, no tienen nada que ver una palabra con la otra. Un caso muy parecido a lo estudiado con el uso de la palabra «vaina».

Hoy he decidido compilar para ustedes algunos venezolanismos de «bolas» que no son «bolas» con sus respectivos ejemplos.

El venezolanismo de "Jala bola"

No, no viene de halar testículos. En las cárceles gomecistas (durante el mandato de Juan Vicente Gómez) estaban recluidas personas de todas las clases sociales. A todos los presos se les asignaba, sin distingo, un grillete y una bola pesada. 

La gente adinerada acostumbraba pagar buenas sumas de dinero a aquellos que les llevaran las bolas, para así evitarse el incómodo trajinar.  A ese que llevaba la bola le decían: «Miren al jala bola».

"De bola"

De algunos venezolanismos de «bolas» que no son «bolas» está “De bola”. Entre sus significados, tenemos: «fácil» y «claramente». Y sí, tampoco tiene que ver con un testículo, no sé qué de fácil o claro tiene un testículo. 

Ahora bien, en el billar hay dos tipos de tiros: 

 

1) De baranda: más complejo y metódico, debes medir bien y calcular para hacer carambolas usando los bordes de la mesa.

2) De bola: de una bola a la otra, es decir: ¡súper fácil!

 

¿Es fácil? ¡De bola que es fácil!

Otro venezolanismo: "Loco 'e bola"

Hace alusión a aquellas personas con serios problemas mentales (locos), a quienes no bastaba amarrarlos con camisas de fuerza, sino que era necesario colocarles un grillete con una bola pesada para evitar su movilidad. Ejemplo: «Ese no está loco, ¡ese está loco ‘e bola!».

"Párame bolas"

No, no tienes que pararle los testículos a nadie. En béisbol, cuando los jugadores están calentando, pasándose la pelota, se están «parando bolas», o sea, «prestándose atención» para poder agarrar la esférica. Sin duda, no puede quedar fuera de algunos venezolanismos de «bolas» que no son «bolas».

"Se echó la bola al hombro"

No, nadie se puso los testículos en el hombro, reto a cualquiera que lo haga para descansar… 

Vámonos de nuevo a las cárceles gomecistas. Resulta que al salir a hacer los trabajos forzados, los presos debían trasladar las bolas sujetas a sus pies con grilletes. 

Todo el largo día arrastraban aquel peso. Sin embargo, al llegar al lugar de descanso, podían tomarla y colocarla en uno de sus hombros para facilitar así su caminar. «Miren, se echó la bola al hombro», decían los presos cuando alguien lo hacía.

"Pela bola", un venezolanismo muy usado

Bueno, tienen tarea, ¿o qué? ¿Acaso estoy obligado a facilitarles la vida a todos? ¡Están pelando bolas!…  No, no, ¡es broma!, resulta que esta frase es de origen beisbolístico y no de una película de ficción.

Cuando hay un jugador que no ataja bien las pelotas, o sea, «las bolas», inmediatamente es descartado como una ficha para el juego, y si no es fichado no gana dinero, y no tiene dinero por ser un «pela bolas». Simple, ¿no?

"Me sabe a bola"

Bueno, aquí sí tienen tarea… vamos, investiguen, ¡qué bolas!

Deja un comentario

Total Page Visits: 1482 - Today Page Visits: 1