¡Qué vaina con la palabra «vaina»!

En Venezuela hay un misterio lingüístico en torno a la palabra «vaina». Sí, un misterio que se ha extendido desde tiempos remotos, sumiendo a este noble vocablo en las sombras de lo no aceptado, moralmente hablando. 

Significados de la palabra “vaina”

Vaina es un nombre femenino. Según el diccionario Oxford, las acepciones más comunes de este término son: 

  1. “Envoltura tierna y alargada en la que están encerradas en hilera las semillas de ciertas plantas y que está formada por dos piezas o valvas”.

‘Las legumbres crecen en vainas; abría las vainas y sacaba las habas’.

  1. “Envoltura alargada de ciertas cosas”.
  2. “Base de la hoja, más o menos ensanchada, que abraza total o parcialmente la ramita donde se inserta”.

‘En la hoja se distinguen tres zonas: la vaina, el pecíolo y el limbo’.

  1. “Funda de un material flexible donde se guardan ciertas armas, como espadas, puñales o cuchillos, u otros instrumentos cortantes o punzantes”.

‘Metió la espada en la vaina y la guardó en el armero’.

Como habrán podido apreciar, en ningún momento se habla de alguna connotación grosera ni insultante.

“Vaina”, la palabra prohibida

A pesar de lo antes expuesto, en Venezuela, en pleno siglo XXI, la palabra «vaina» es un tema tabú. Y sí, es una palabra grotesca que todos usan en su lenguaje coloquial, pero que, ni por el carrizo, se atreven a mencionar en el ámbito formal, porque pueden ser crucificados.

Realmente, no sé en qué momento exacto sucedió todo esto, pero así es.

Hipótesis en torno al significado de “vaina” en Venezuela

Actualmente, tengo una hipótesis. Quizá, en uno de los tantos juegos de palabras típicos del habla común, se hizo una analogía entre la palabra «vaina» y «vagina», por eso de la envoltura de la espada. Además, lo único que diferencia ambas palabras es la consonante «g».

Vaina: un “cosismo”

Sea cual sea su concepción concreta en el plano lingüístico, lo cierto es que «vaina» es un sustantivo muy común en tierras venezolanas. Al punto de que ha tenido el alcance de la palabra «cosa», llegando ambos vocablos a ser usados de manera abusiva en el lenguaje, considerándoseles, pues, un «vicio lingüístico».

Sí, vaina podría considerarse un “cosismo”. ¿Cómo así?, bueno, estas dos palabras se usan como sustitutas de muchas otras. Es común escuchar: «Pásame esa vaina/cosa», «Escucha esta vaina/cosa», «¿Cómo es la vaina/cosa?»… y muchos otros ejemplos. Aunque, claro está, podría decirse que al uso abusivo del vocablo “vaina”, por lógica lingüística y mera asociación, se le debe denominar “vainismo”.

¿Por qué en Venezuela la palabra “vaina” es más temida que la palabra “cosa”?

Ahora bien, siendo tan extendida su aplicación y manejo, y su pecado el simple hecho de menguar el léxico cuando se abusa de su uso, ¿por qué la palabra «vaina» sufre de tal vejación y desprestigio? ¿Acaso en Venezuela la palabra «cosa» no se refiere también a «vagina» en el lenguaje coloquial?, sin embargo, usamos «cosa» como nos da la gana sin que nadie nos mire feo… 

¡El hecho es que a mí me molesta esa vaina, y quiero igualdad para ambas palabras!

Deja un comentario

Total Page Visits: 835 - Today Page Visits: 1