«La búsqueda» de Gibrán Jalil Gibrán (Cuento breve)

LA BÚSQUEDA

Gibrán Jalil Gibrán

Cuento breve / Líbano

Crítica literaria de La búsqueda

Este cuento de Gibrán Jalil Gibrán es una obra breve pero profundamente reflexiva que destila sabiduría filosófica en una narrativa simple y efectiva. El autor nos presenta a dos filósofos que se cruzan en la cuesta del Líbano, cada uno en busca de un objetivo aparentemente diferente: uno busca la fuente de la juventud y el otro el misterio de la muerte. Sus esfuerzos por comprenderse mutuamente desembocan en una discusión acalorada que refleja la división aparente en sus propios objetivos y concepciones filosóficas.

Sin embargo, el giro en la historia ocurre cuando un forastero considerado tonto en su ciudad natal escucha la discusión y ofrece una perspicaz observación: ambos filósofos están, de hecho, buscando lo mismo, aunque utilizan palabras diferentes para expresarlo. La fuente de la juventud y el misterio de la muerte son dos caras de una misma moneda, simbolizando la búsqueda de la eternidad y la inmortalidad. La sabiduría del forastero, que ve más allá de las palabras y las diferencias superficiales, muestra a los dos filósofos que su lucha y división son innecesarias.

Este cuento destaca la idea de que las diferencias aparentes pueden ser engañosas, y que la verdadera sabiduría radica en comprender y abrazar la unidad subyacente de todas las cosas. Gibrán Jalil Gibrán utiliza un estilo de escritura sencillo pero efectivo para transmitir una lección filosófica profunda y atemporal sobre la búsqueda de la esencia de la vida y la muerte. La conclusión del cuento, en la que los filósofos deciden caminar juntos en busca de su objetivo compartido, subraya la importancia de la colaboración y la comprensión mutua en la búsqueda del conocimiento y la verdad. En resumen, es una obra literaria que invita a la reflexión sobre la unidad de la existencia y la importancia de la comprensión y la colaboración en la búsqueda de la sabiduría.

VENGANZA LITERARIA

Hace mil años dos filósofos se encontraron en la cuesta del Líbano y uno le dijo al otro:

-¿Hacia dónde te diriges?

-Busco la fuente de la juventud -respondió el otro- que se halla entre estas colinas. He. encontrado escritos donde cuenta sobre la fuente floreciendo en dirección al sol. Y tú ¿qué buscas?

-Busco el misterio de la muerte -contestó el primero.

Entonces cada uno pensó que el otro estaba falto de grandes conocimientos y comenzaron a discutir y a acusarse de ceguera espiritual.

Mientras los filósofos discutían al viento, pasó por allí un extranjero considerado tonto en su propia ciudad. Cuando oyó a los hombres en ardiente disputa se detuvo por un momento y escuchó sus argumentos.

Luego acercándose les dijo:

-Mis buenos amigos, realmente ambos pertenecen a la misma escuela filosófica y hablan sobre lo mismo, sólo que usan palabras diferentes. Uno de ustedes busca la fuente de la juventud, y el otro el misterio de la muerte. Son una misma cosa y como una habitan ambas en ustedes -y se apartó diciendo:

-Hasta siempre, sabios.

Y alejándose se reía con complaciente risa.

Los dos filósofos se miraron en silencio por un momento y luego también ellos rieron. Y uno de los dos dijo:

-Y bien, ¿por qué no caminamos y buscamos juntos?

Música para leer
Escritos relacionados
Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 241 - Today Page Visits: 1