«Yo os prometí mi libertad, querida» de Tirso de Molina (Poema)

YO OS PROMETÍ MI LIBERTAD, QUERIDA

Tirso de Molina

Poema-Soneto / España

Crítica literaria de "Yo os prometí mi libertad, querida"

El poema de Tirso de Molina, titulado «Yo os prometí mi libertad, querida», es un soneto que aborda el tema del compromiso amoroso y la dificultad de cumplir las promesas en el ámbito de las emociones. En cuanto a forma, se caracteriza por su estructura clásica de soneto, con catorce versos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos, siguiendo la métrica tradicional de los sonetos españoles.

El poema comienza con el hablante expresando su promesa de no causar más sufrimiento a su amada y liberarse de cualquier compromiso amoroso. Sin embargo, rápidamente plantea una pregunta retórica: ¿cómo puede una promesa en manos ajenas obligar a ser cumplida? Esta pregunta subraya la idea de que el amor es un sentimiento impredecible y cambiante, y las promesas de amor eterno pueden ser difíciles de mantener.

La obra continúa con la metáfora del hablante tratando de contener sus sentimientos como si estuviera tratando de sacar el agua del mar, medir lo infinito o detener los vientos. Estas metáforas sugieren la imposibilidad de controlar y limitar el amor, que es tan vasto y poderoso como estos elementos naturales.

En la segunda parte, el hablante reconoce su propia debilidad ante el amor, describiéndose como «pupila de amor», lo que implica que está bajo el dominio y la influencia del sentimiento amoroso. Aunque intenta resistirse a las promesas que hizo en un momento anterior, también reconoce que no puede evitar romperlas, ya que el amor tiene un poder que supera la voluntad humana.

En resumen, “Yo os prometí mi libertad, querida” de Tirso de Molina, reflexiona sobre la fragilidad de las promesas amorosas y la dificultad de controlar y mantener compromisos en el ámbito del amor. Utiliza metáforas efectivas para transmitir la idea de que el amor es un sentimiento abrumador que a menudo escapa al control humano.



YO OS PROMETÍ MI LIBERTAD

Yo os prometí mi libertad, querida,

no cautivaros más, ni daros pena;

pero promesa en potestad ajena,

¿cómo puede obligar a ser cumplida?

 

Quien promete no amar toda la vida

Y en la ocasión la voluntad enfrena,

saque el agua del mar, sume su arena,

los vientos pare, lo infinito mida.

 

Hasta ahora con noble resistencia

las plumas corto a leves pensamientos

por más que la ocasión su vuelo ampare.

 

Pupila soy de amor; sin su licencia

no pueden obligarme juramentos.

Perdonad, voluntad, si los quebrare.

Música para leer

Poemas relacionados

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 216 - Today Page Visits: 2