«De lo fácil que se ha vuelto cambiar el mundo» de Juan Ortiz (Poema)

Favor compartir, gracias

DE LO FÁCIL QUE SE HA VUELTO CAMBIAR EL MUNDO

Juan Ortiz

POEMA/VENEZUELA

Cambiar el mundo se volvió fácil,

basta tener un monitor,

acceso a Google,

y hacerse el intelectual compartiendo algo que nadie nunca.

 

No faltan los discursivos de guerrilla,

diestros, zurdos, medios,

los más aguerridos,

y los cazadores de carteras virtuales descuidadas,

buscadores de mecenas desde una labia barata que en nada contradice a sus

comensales.

 

Cambiar el mundo se ha tornado en algo fácil,

basta hacerse el interesante,

plagiar a los grandes y agregar otro adjetivo a las frases

para que los seguidores aplaudan,

y un niño se salva de morir de hambre,

y el agua fluye tranquila en los desiertos de África,

y el llanto de la vieja tras las infinitas líneas aspiradas

—y los maltratos y el desprecio—

desaparecen de la memoria RAM de la existencia que somos ahora.

 

Pobre la mano del hombre que siembra hoy ají dulce en Tacarigua,

del que siembra papas en Montañíta,

o el insulso que cría gallinas en Crespo;

pobre del que rescató ayer al mendigo bajo la Torre Eiffel

y le llevó a casa,

y le dio pan, jamón y vino,

y le vio morir de alegría y no de hambre;

pobre del maestro de mi pueblo y su estómago de salón de agosto;

del barrendero,

 Cuerpos en la orilla – Juan Ortiz

del yogui que trascendió,

del que vive y ama y viaja y es feliz porqué entendió a Yibrán;

pobres todos los que hacen y no publican,

los que se entregan y no publican,

los que recogen los restos de las madres destrozadas por sus entrañas y no publican,

todos los que no se enteraron de la mudanza y siguen allá afuera con los sapos y los

cisnes,

y esa vida de respirar y cerrar los ojos,

pobres.

 

Mañana el año será otoño,

y los hombres caerán como hojas,

y el Sur llorará a sus hijos,

porque les dio de todo y no quisieron nada,

y hoy buscan un Wifi para subir el ego

y hacer arder los cables de fibra óptica,

y el calor va a las mentes simples y estas se vuelven antorchas

y todo sigue igual, pero peor.

 

Cambiar el mundo se ha vuelto fácil,

pobres los que no lo entiendan,

pobres,

pobres y felices,

libres de tener un alma bonita y de pantalla.

Música para leer

Escritos relacionados

ORTIZ, JUAN

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 653 - Today Page Visits: 1