«La miseria» de Juan Ortiz

Favor compartir, gracias

LA MISERIA

Juan Ortiz

POEMA/VENEZUELA

La miseria no se va de la miseria,

algo la une a sí misma adonde quiera que se vaya.

 

La han visto por Europa tomando té

y conversando de temas importantes para sentirse interesante.

Quiso irse para sentirse gente,

pero se le truncó el sueño,

le falló su corazón vacío de guerras eternas,

perdidas.

 

La miseria sonríe con dientes de oro

y postres caros en frente,

necesita,

requiere que la vean,

tiene la sencillez dializándose de tanto mostrarla,

come y come,

pero su alma triste siempre tiene hambre.

Se le ha visto luciendo pieles prestadas por el Norte,

contratando servicios de coterráneos por menos de lo cuesta un caramelo en la

ciudad de oro que ahora pisa,

piensa que con eso se hace misericordioso,

aunque a veces lo hace para mofarse,

para burlarse;

llama para dar esperanzas y no cumple,

se ríe, se siente grande,

pero el olor a sangre de alma se percibe hasta en las redes.

 

La miseria tiene hijos regados por doquier, los parió un pecado ajeno,

son expertos en lavar sus culpas con la sangre de los malos políticos,

se limpian sus pecados en las faltas de otros,

parecen santos, su piel brilla y el perfume disimula el azufre.

 

Alguien que ayude,

oh Señor,

al que lo tiene todo y se jacta,

y no le basta el té,

ni el postre,

ni la calefacción,

ni el paisaje,

se ha coronado de vacíos,

llegó al punto donde lo mucho es igual a nada.

Ha cambiado todo lo que afuera es posible,

pero su madre toca desde adentro

y le recuerda que sigue herido de tanto «mí»…

 

Descanso,

denle un abrazo que le haga hombre,

que le devuelva la lágrima,

que le mate de a poco la miseria que le late y le quema,

que espanta y abruma.

 

 

Deja un comentario

Total Page Visits: 1286 - Today Page Visits: 2