«Soneto de la gitanilla» de Miguel de Cervantes (Poema)

SONETO DE LA GITANILLA

MIGUEL DE CERVANTES

POEMA/ ESPAÑA

Cuando Preciosa el panderete toca,

y hiere el dulce son los aires vanos,

perlas son que derrama con las manos;

flores son que despide de la boca.

 

Suspensa el alma, y la cordura loca,

queda a los dulces actos sobrehumanos,

que, de limpios, de honestos y de sanos,

su fama al cielo levantado toca.

 

Colgadas del menor de sus cabellos

mil almas lleva, y a sus plantas tiene,

Amor, rendidas una y otra flecha.

 

Ciega y alumbra con sus soles bellos,

su imperio amor por ellos le mantiene,

y aún más grandezas de su ser sospecha.

Deja un comentario

Total Page Visits: 382 - Today Page Visits: 3