«Raída Potï» de Manuel Ortiz Guerrero (Poema)

RAÍDA POTÏ

MANUEL ORTIZ GUERRERO

POEMA / PARAGUAY

Rumbo a la espesura, donde la fontana

Late en el silencio como un alma humana

Que padece a solas inconfeso mal;

Donde, la insinuante voz de la torcaza

La húmeda tristeza de la tarde pasa

Cual si fuera un largo lírico puñal.

-La fuente es la fresca sangre de la tierra

Que baja del áurea vena de la sierra

Y llora escondida detrás de un zarzal;

Es fuente una limpia, sonora hemorragia

De música y sueños, de perlas y magia

Que sangra con una paciencia eternal.-

Sobre el raso verde de fragantes pastos,

Propio para blancos corderitos castos

Que fueran de viejos magos guaraní,

Como una escapada ninfa tentadora

Con sus pies, de lirio húmedo de aurora,

Corre hacia la fuente la “RAÍDA POTÏ”.

En campos de luna dos negros anfibios

Flagelan sus hombros de mármoles tibios

Dos trenzas, más negras que antenas del mal,

Y hay en su peineta piedras incrustadas,

Como parpadeantes pupilas aguadas

De estrellas enfermas, en noche otoñal.

Sus dedos de rosa, que oprimen anillos

Que fueran de Persia cuajados de brillo,

Destilan doradas gotas de “EIRETÉ”;

Sus pies, transparentes como alas de sueño,

Podrán, sobre el hilo de un verso guaireño,

Llegar a la luna, viajeros de fe.

Dos conos de nieve, de jazmín y lino,

Cúpulas labradas de témpano andino,

Colinas de armiño, luceros “REÑÓI”,

Semejan sus senos de suave opulencia,

Que van titilando como con cadencia

Bajo los encajes del níveo “TYPOI”.

Azucena humana, más blanca que plumas

De paloma blanca; con temblor de espumas

Su cuerpo prestigia tenue ÑANDUTÍ;

Rival de la noche por sus negros ojos,

Del clavel de España por sus labios rojos …

Pasa y queda el viento “JHYA-CUÄ BÚ-REÍ”.

¿Dónde va la ninfa? Temo la roben

Los gnomos del bosque; ¿no estará algún joven

Sátiro, emboscado tras del matorral?

Será que la virgen no tiene sospecha

Que haya una serpiente que espera y acecha

Dentro del secreto del tembladeral?

Bajo sus guayabos de suave fragancia

No vendrán a amarla los grandes de Francia?

¿Qué manos labriegas han de destrenzar

Esa cabellera negra cual la envidia?

Y si el amor mata de sutil perfidia

También esos ojos tendrán que llorar?

Cual paje obediente pagado en sonrisas,

Le tiende la hamaca movida por brisas

Bajo de los frescos naranjos en flor?

Junto a su ventana, qué amante guitarra

El alma sonora de un canto desgarra,

En manos de un dulce trovero de amor?

¿Un artista joven no vendrá algún día,

Tejedor de aromas, trinos Y armonía,

Para ver la criolla reina sin rival

Habladora en lengua de esparcido ungüento,

Con rumor al suave secreteo del viento

Que va suspirando bajo del rosal?

Va con el nervioso ritmar de la ola.

Al viento la rauda mantilla española

Que cubre su espalda de limpio marfil;

Rumbo a la fontana que en la tarde llora,

Con sus pies, de lirio húmedo de aurora, Pasa …

sobre el césped la “RAIDA POTÏ”.

Música para leer

Poemas relacionados

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 1123 - Today Page Visits: 1