Frases más poemas

“Las despiojadoras” de Arthur Rimbaud

5
(1)

Las despiojadoras de Arthur Rimbaud

Francia

¡LAS DESPIOJADORAS

Arthur Rimbaud

Cuando la frente infante, con sus rojas tormentas

convoca al blanco enjambre de los sueños difusos,

llegan junto a su cama dos hermanas risueñas

con sus gráciles dedos de uñas argentinas.

 

Sientan al niño frente al ventanal abierto,

donde el aire azul baña torbellinos de flores

y por su denso pelo preñado de rocío

sus dedos se pasean, seductores, terribles.

 

Él, escucha el cantar de sus hálitos tímidos

que expanden amplias mieles vegetales y rosas

y que interrumpe a veces un silbido ––saliva

que los labios absorben o ganas de besar.

 

Escucha sus pestañas latir en el silencio

perfumado; y sus dedos, eléctricos y suaves,

provocan los chasquidos, entre indolencias grises,

de los piojillos muertos, por sus uñas de reina.

 

Y un vino de Pereza sube en él, un suspiro

de armónica, capaz de llegar al delirio:

y el niño siente, al ritmo lento de las caricias,

cómo brotan y mueren sus ansias de llorar.

Vota por este contenido

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Conteo de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja un comentario

Total Page Visits: 722 - Today Page Visits: 1
Scroll hacia arriba