«Desencanto» de Dolores Veintimilla (Poema)

DESENCANTO

DOLORES VEINTIMILLA

POEMA/ECUADOR

¿Por qué mi mente con tenaz porfía

Mi voluntad combate; y obstinada,

Tristes recuerdos de la infancia mía

Ofrece a mi memoria infortunada?

¿Por qué se cambia el esplendente día

En mustia sombra del dolor velada,

Y a la sonrisa de inocente calma

Sucede el llanto y la ansiedad de mi alma?

Las puras flores que mi cien orlaron

De mi frente fugaz se desprendieron,

Y cual sombra levísima pasaron

En pos llevando el bien que me ofrecieron.

Sólo las horas del dolor quedaron;

Las horas del placer nunca volvieron,

Y de mi vida en el perdido encanto

Sólo me queda por herencia el llanto.

 

Yo era en mi infancia alegre y venturosa

Como la flor que el céfiro acaricia,

Fascinada cual blanda mariposa

Que incauta goza en férvida delicia;

Pero la humana turba revoltosa

Mi corazón hirió con su injusticia

Y veóme triste, en la mitad del mundo,

Víctima infausta de un dolor profundo.

Deja un comentario

Total Page Visits: 951 - Today Page Visits: 8