«Bodas de sangre» de Federico García Lorca (Acto II, Cuadro I)

BODAS DE SANGRE

Federico García Lorca

Acto Segundo, Cuadro I

ACTO II, CUADRO I

Zaguán de casa de la NOVIA. Portón al fondo. Es de noche. La NOVIA sale con enaguas blancas encañonadas, llenas de encajes y puntas bordadas y un corpiño blanco, con los brazos al aire. La CRIADA, lo mismo.

CRIADA.-  Aquí te acabaré de peinar.

NOVIA.-  No se puede estar ahí dentro, del calor.

CRIADA.-  En estas tierras no refresca ni al amanecer.

(Se sienta la NOVIA en una silla baja y se mira en un espejito de mano. La CRIADA la peina.)

NOVIA.-  Mi madre era de un sitio donde había muchos árboles. De tierra rica.

CRIADA.-  ¡Así era ella de alegre!

NOVIA.-  Pero se consumió aquí.

CRIADA.-  El sino.

NOVIA.-  Como nos consumimos todas. Echan fuego las paredes. ¡Ay!, no tires demasiado.

CRIADA.-  Es para arreglarte mejor esta onda. Quiero que te caiga sobre la frente. 

(La NOVIA se mira en el espejo.)

  ¡Qué hermosa estás! ¡Ay!  (La besa apasionadamente.)

NOVIA.-   (Seria.) Sigue peinándome.

CRIADA.-   (Peinándola.) ¡Dichosa tú que vas a abrazar a un hombre, que lo vas a besar, que vas a sentir su peso!

NOVIA.-  Calla.

CRIADA.-  Y lo mejor es cuando te despiertes y lo sientas al lado y que él te roza los hombros con su aliento, como con una plumilla de ruiseñor.

NOVIA.-   (Fuerte.) ¿Te quieres callar?

CRIADA.-  ¡Pero, niña! Una boda, ¿qué es? Una boda es esto y nada más. ¿Son los dulces? ¿Son los ramos de flores? No. Es una cama relumbrante y un hombre y una mujer.

NOVIA.-  No se debe decir.

CRIADA.-  Eso es otra cosa. ¡Pero es bien alegre!

NOVIA.-  O bien amargo.

CRIADA.-  El azahar te lo voy a poner desde aquí hasta aquí, de modo que la corona luzca sobre el peinado. (Le prueba un ramo de azahar.)

NOVIA.-   (Se mira en el espejo.) Trae.  (Coge el azahar y lo mira y deja caer la cabeza abatida.)

CRIADA.-  ¿Qué es esto?

NOVIA.-  Déjame.

CRIADA.-  No son horas de ponerse triste.  (Animosa.)  Trae el azahar.

(La NOVIA tira el azahar.)

¡Niña! ¿Qué castigo pides tirando al suelo la corona? ¡Levanta esa frente! ¿Es que no te quieres casar? Dilo. Todavía te puedes arrepentir.

(Se levanta.)

NOVIA.-  Son nublos. Un mal aire en el centro, ¿quién no lo tiene?

CRIADA.-  Tú quieres a tu novio.

NOVIA.-  Lo quiero.

CRIADA.-  Sí, sí, estoy segura.

NOVIA.-  Pero éste es un paso muy grande.

CRIADA.-  Hay que darlo.

NOVIA.-  Ya me he comprometido.

CRIADA.-  Te voy a poner la corona.

NOVIA.-   (Se sienta.) Date prisa, que ya deben ir llegando.

CRIADA.-  Ya llevarán lo menos dos horas de camino.

NOVIA.-  ¿Cuánto hay de aquí a la iglesia?

CRIADA.-  Cinco leguas por el arroyo, que por el camino hay el doble.

(La NOVIA se levanta y la CRIADA se entusiasma al verla.)

Despierte la novia              

la mañana de la boda.                  

¡Que los ríos del mundo               

lleven tu corona!                 

NOVIA.-   (Sonriente.) Vamos.

CRIADA       

 (La besa entusiasmada y baila alrededor.)

Que despierte                     

con el ramo verde              

del laurel florido.                 

¡Que despierte                    

por el tronco y la rama                   

de los laureles!                   

(Se oyen unos aldabonazos.)

NOVIA.-  ¡Abre! Deben ser los primeros convidados.  (Entra.)

(La CRIADA abre sorprendida.)

CRIADA.-  ¿Tú?

LEONARDO.-  Yo. Buenos días.

CRIADA.-  ¡El primero!

LEONARDO.-  ¿No me han convidado?

CRIADA.-  Sí.

LEONARDO.-  Por eso vengo.

CRIADA.-  ¿Y tu mujer?

LEONARDO.-  Yo vine a caballo. Ella se acerca por el camino.

CRIADA.-  ¿No te has encontrado a nadie?

LEONARDO.-  Los pasé con el caballo.

CRIADA.-  Vas a matar al animal con tanta carrera.

LEONARDO.-  ¡Cuando se muera, muerto está!

(Pausa.)

CRIADA.-  Siéntate. Todavía no se ha levantado nadie.

LEONARDO.-  ¿Y la novia?

CRIADA.-  Ahora mismo la voy a vestir.

LEONARDO.-  ¡La novia! ¡Estará contenta!

CRIADA.-   (Variando de conversación.) ¿Y el niño?

LEONARDO.-  ¿Cuál?

CRIADA.-  Tu hijo.

LEONARDO.-   (Recordando como soñoliento.) ¡Ah!

CRIADA.-  ¿Lo traen?

LEONARDO.-  No.

(Pausa. Voces cantando muy lejos.)

VOCES        

¡Despierte la novia             

la mañana de la boda!                  

LEONARDO

Despierte la novia              

la mañana de la boda.                  

CRIADA.-  Es la gente. Vienen lejos todavía.

LEONARDO.-   (Levantándose.) La novia llevará una corona grande, ¿no? No debía ser tan grande. Un poco más pequeña le sentaría mejor. ¿Y trajo ya el novio el azahar que se tiene que poner en el pecho?

NOVIA.-   (Apareciendo todavía en enaguas y con la corona de azahar puesta.) Lo trajo.

CRIADA.-   (Fuerte.) No salgas así.

NOVIA.-  ¿Qué más da?  (Seria.)  ¿Por qué preguntas si trajeron el azahar? ¿Llevas intención?

LEONARDO.-  Ninguna. ¿Qué intención iba a tener?  (Acercándose.) Tú, que me conoces, sabes que no la llevo. Dímelo. ¿Quién he sido yo para ti? Abre y refresca tu recuerdo. Pero dos bueyes y una mala choza son casi nada. Ésa es la espina.

NOVIA.-  ¿A qué vienes?

LEONARDO.-  A ver tu casamiento.

NOVIA.-  ¡También yo vi el tuyo!

LEONARDO.-  Amarrado por ti, hecho con tus dos manos. A mí me pueden matar, pero no me pueden escupir. Y la plata, que brilla tanto, escupe algunas veces.

NOVIA.-  ¡Mentira!

LEONARDO.-  No quiero hablar, porque soy hombre de sangre y no quiero que todos estos cerros oigan mis voces.

NOVIA.-  Las mías serían más fuertes.

CRIADA.-  Estas palabras no pueden seguir. Tú no tienes que hablar de lo pasado.   (La CRIADA mira a las puertas presa de inquietud.)

NOVIA.-  Tiene razón. Yo no debo hablarte siquiera. Pero se me calienta el alma de que vengas a verme y atisbar mi boda y preguntes con intención por el azahar. Vete y espera a tu mujer en la puerta.

LEONARDO.-  ¿Es que tú y yo no podemos hablar?

CRIADA.-    (Con rabia.) No; no podéis hablar.

LEONARDO.-  Después de mi casamiento he pensado noche y día de quién era la culpa, y cada vez que pienso sale una culpa nueva que se come a la otra; ¡pero siempre hay culpa!

NOVIA.-  Un hombre con su caballo sabe mucho y puede mucho para poder estrujar a una muchacha metida en un desierto. Pero yo tengo orgullo. Por eso me caso. Y me encerraré con mi marido, a quien tengo que querer por encima de todo.

LEONARDO.-  El orgullo no te servirá de nada.   (Se acerca.)

NOVIA.-  ¡No te acerques!

LEONARDO.-  Callar y quemarse es el castigo más grande que nos podemos echar encima. ¿De qué me sirvió a mí el orgullo y el no mirarte y el dejarte despierta noches y noches? ¡De nada! ¡Sirvió para echarme fuego encima! Porque tú crees que el tiempo cura y que las paredes tapan, y no es verdad, no es verdad. ¡Cuando las cosas llegan a los centros, no hay quien las arranque!

NOVIA.-   (Temblando.) No puedo oírte. No puedo oír tu voz. Es como si me bebiera una botella de anís y me durmiera en una colcha de rosas. Y me arrastra, y sé que me ahogo, pero voy detrás.

CRIADA.-   (Cogiendo a LEONARDO por las solapas.) ¡Debes irte ahora mismo!

LEONARDO.-  Es la última vez que voy a hablar con ella. No temas nada.

NOVIA.-  Y sé que estoy loca y sé que tengo el pecho podrido de aguantar, y aquí estoy quieta por oírlo, por verlo menear los brazos.

LEONARDO.-  No me quedo tranquilo si no te digo estas cosas. Yo me casé. Cásate tú ahora.

CRIADA.-   (A LEONARDO.) ¡Y se casa!

VOCES        

 (Cantando más cerca.)

Despierte la novia              

la mañana de la boda.                  

NOVIA.-  ¡Despierte la novia! (Sale corriendo a su cuarto.)

CRIADA.-  Ya está aquí la gente.  (A LEONARDO.) No te vuelvas a acercar a ella.

LEONARDO.-  Descuida.  (Sale por la izquierda.)

(Empieza a clarear el día.)

MUCHACHA 1.ª     

 (Entrando.)

Despierte la novia              

la mañana de la boda;                  

ruede la ronda                    

y en cada balcón una corona.                 

VOCES        

¡Despierte la novia!            

CRIADA       

 (Moviendo algazara.)

Que despierte                     

con el ramo verde              

del amor florido.                 

¡Que despierte                    

por el tronco y la rama                  

de los laureles!                   

MUCHACHA 2.ª     

 (Entrando.)

Que despierte                     

con el largo pelo,                

camisa de nieve,                

botas de charol y plata                  

y jazmines en la frente.                 

CRIADA       

¡Ay pastora,             

que la luna asoma!            

MUCHACHA 1.ª     

¡Ay galán,                

deja tu sombrero por el olivar!                 

MOZO 1.º     

 (Entrando con el sombrero en alto.)

Despierte la novia,             

que por los campos viene            

rondando la boda,              

con bandejas de dalias                 

y panes de gloria.               

VOCES        

¡Despierte la novia!            

MUCHACHA 2.ª     

La novia                   

se ha puesto su blanca corona,              

y el novio                 

se la prende con lazos de oro.                

CRIADA       

Por el toronjil           

la novia no puede dormir.             

MUCHACHA 3.ª     

 (Entrando.)

Por el naranjel                    

el novio le ofrece cuchara y mantel.                  

(Entran tres convidados.)

MOZO 1.º     

¡Despierta, paloma!           

El alba despeja                   

campanas de sombra.                   

CONVIDADO          

La novia, la blanca novia,            

hoy doncella,                      

mañana señora.                 

MUCHACHA 1.ª     

Baja, morena,                     

arrastrando tu cola de seda.                    

CONVIDADO          

Baja, morenita,                   

que llueve rocío la mañana fría.              

MOZO 1.º     

Despertad, señora, despertad,                

porque viene el aire lloviendo azahar.               

CRIADA       

Un árbol quiero bordarle               

lleno de cintas granates                

y en cada cinta un amor               

con vivas alrededor.                      

VOCES        

Despierte la novia.             

MOZO 1.º     

¡La mañana de la boda!                

CONVIDADO          

La mañana de la boda                  

qué galana vas a estar;                 

pareces, flor de los montes,                     

la mujer de un capitán.                 

PADRE        

 (Entrando.)

La mujer de un capitán                 

se lleva el novio.                

¡Ya viene con sus bueyes por el tesoro!           

MUCHACHA 3.ª     

El novio                    

parece la flor del oro.                     

Cuando camina,                 

a sus plantas se agrupan las clavelinas.                      

CRIADA       

¡Ay mi niña dichosa!                     

MOZO 2.º     

Que despierte la novia.                 

CRIADA       

¡Ay mi galana!                    

MUCHACHA 1.ª     

La boda está llamando                 

por las ventanas.               

MUCHACHA 2.ª     

Que salga la novia.            

MUCHACHA 1.ª     

¡Que salga, que salga!                  

CRIADA       

¡Que toquen y repiquen               

las campanas!                    

MOZO 1.º     

¡Que viene aquí! ¡Que sale ya!               

CRIADA       

¡Como un toro, la boda                 

levantándose está!             

(Aparece la NOVIA. Lleva un traje negro mil novecientos, con caderas y larga cola rodeada de gasas plisadas y encajes duros. Sobre el peinado de visera lleva la corona de azahar. Suenan las guitarras. Las muchachas besan a la NOVIA.)

MUCHACHA 3.ª.-  ¿Qué esencia te echaste en el pelo?

NOVIA.-   (Riendo.) Ninguna.

MUCHACHA 2.ª.-   (Mirando el traje.) La tela es de lo que no hay.

MOZO 1.º.-  ¡Aquí está el novio!

NOVIO.-  ¡Salud!

MUCHACHA 1.ª     

 (Poniéndole una flor en la oreja.)

El novio                    

parece la flor del oro.                     

MUCHACHA 2.ª     

¡Aires de sosiego               

le manan los ojos!              

(El NOVIO se dirige al lado de la NOVIA.)

NOVIA.-  ¿Por qué te pusiste esos zapatos?

NOVIO.-  Son más alegres que los negros.

MUJER DE LEONARDO.-   (Entrando y besando a la NOVIA.) ¡Salud!

(Hablan todas con algazara.)

LEONARDO

 (Entrando como quien cumple un deber.)

La mañana de casada                  

la corona te ponemos.                  

MUJER         

¡Para que el campo se alegre                 

con el agua de tu pelo!                 

MADRE.-   (Al PADRE.) ¿También están ésos aquí?

PADRE.-  Son familia. ¡Hoy es día de perdones!

MADRE.-  Me aguanto, pero no perdono.

NOVIO.-  ¡Con la corona da alegría mirarte!

NOVIA.-  ¡Vámonos pronto a la iglesia!

NOVIO.-  ¿Tienes prisa?

NOVIA.-  Sí. Estoy deseando ser tu mujer y quedarme sola contigo, y no oír más voz que la tuya.

NOVIO.-  ¡Eso quiero yo!

NOVIA.-  Y no ver más que tus ojos. Y que me abrazaras tan fuerte, que aunque me llamara mi madre, que está muerta, no me pudiera despegar de ti.

NOVIO.-  Yo tengo fuerza en los brazos. Te voy a abrazar cuarenta años seguidos.

NOVIA.-   (Dramática, cogiéndole del brazo.) ¡Siempre!

PADRE.-  ¡Vamos pronto! ¡A coger las caballerías y los carros! Que ya ha salido el sol.

MADRE.-  ¡Que llevéis cuidado! No sea que tengamos malahora.

(Se abre el gran portón del fondo. Empiezan a salir.)

CRIADA       

 (Llorando.)

Al salir de tu casa,              

blanca doncella,                 

acuérdate que sales                      

como una estrella…           

MUCHACHA 1.ª     

Limpia de cuerpo y ropa               

al salir de tu casa para la boda.              

(Van saliendo.)

MUCHACHA 2.ª     

¡Ya sales de tu casa                      

para la iglesia!                    

CRIADA       

¡El aire pone flores             

por las arenas!                    

MUCHACHA 3.ª     

¡Ay la blanca niña!             

CRIADA       

Aire oscuro el encaje                     

de su mantilla.                    

(Salen. Se oyen guitarras, palillos y panderetas. Quedan solos LEONARDO y su MUJER.)

MUJER.-  Vamos.

LEONARDO.-  ¿Adónde?

MUJER.-  A la iglesia. Pero no vas en el caballo. Vienes conmigo.

LEONARDO.-  ¿En el carro?

MUJER.-  ¿Hay otra cosa?

LEONARDO.-  Yo no soy hombre para ir en carro.

MUJER.-  Y yo no soy mujer para ir sin su marido a un casamiento. ¡Que no puedo más!

LEONARDO.-  ¡Ni yo tampoco!

MUJER.-  ¿Por qué me miras así? Tienes una espina en cada ojo.

LEONARDO.-  ¡Vamos!

MUJER.-  No sé lo que pasa. Pero pienso y no quiero pensar. Una cosa sé. Yo ya estoy despachada. Pero tengo un hijo. Y otro que viene. Vamos andando. El mismo sino tuvo mi madre. Pero de aquí no me muevo.

(Voces fuera.)

VOCES        

¡Al salir de tu casa             

para la iglesia,                    

acuérdate que sales                      

como una estrella!             

MUJER         

  (Llorando.)

¡Acuérdate que sales                    

como una estrella!             

Así salí yo de mi casa también. Que me cabía todo el campo en la boca.

LEONARDO.-   (Levantándose.) Vamos.

MUJER.-  ¡Pero conmigo!

LEONARDO.-  Sí.  (Pausa.)  ¡Echa a andar!

(Salen.)

VOCES        

Al salir de tu casa               

para la iglesia,                    

acuérdate que sales                      

como una estrella.             

(Telón lento.)

   1   2   3   4   5   6   7  

Deja un comentario

Total Page Visits: 918 - Today Page Visits: 1