Información legal para escritores

Es un tema incómodo, pero la información legal para escritores debe ocupar la atención de cualquiera que ejerza una función creadora a través de las letras o quiera hacer respetar sus derechos como escritor. El asunto interpone dos fuerzas reales y bien argumentadas: el derecho de la gente a tener acceso a las distintas posibilidades culturales y el derecho de un autor al goce de su titularidad e invención. En este sentido, un largo camino, aproximadamente de 125 años (1886-2021), ha tenido que ser transitado para intentar darle a los escritores un marco legal que proteja sus derechos de autor.

Convenio de Berna, el inicio

Se llama así al convenio o acuerdo firmado, hasta ahora por 176 estados, originalmente en la ciudad de Berna, Suiza el 9 de septiembre de 1886. El objetivo del convenio era dar protección a los derechos de los autores, específicamente a aquellos que tienen que ver con obras literarias y artísticas. Cabe destacar, que ha sufrido un total de nueve cambios en su concepción inicial (desde 1896 hasta 1979), siempre en pro de proteger el derecho que, por la retribución de sus obras, merecen los autores y escritores.

En resumen, este convenio trata de tres aspectos fundamentales:

1.-Las obras originales de los autores de los países serán tratadas como nacionales (darles igual protección) en cada Estado que suscribe el importante Convenio.

2.-No se solicitará ningún tipo de trámite alterno para ello.

3.-El plazo mínimo para la protección será de 50 años luego de la muerte del autor, pero se podrá aumentar si en el Estado contratante este plazo es mayor.

El Tratado de Ompi, ¿Qué es?

La Ompi (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), es un organismo que tiene como objetivo permitir la innovación y velar porque la creatividad tenga un alcance universal. En efecto, se basa en el Convenio de Berna, pero esta vez enfocado en proteger la propiedad de los escritores y creadores en el entorno digital.

El mismo, comprende tres tipos de derechos: el derecho de distribución, mediante venta o transferencia se pone la obra a disposición del público internauta; el derecho de alquiler, este se refiere más que todo a obras cinematográficas y aplicaciones para computadoras; y finalmente, el derecho de comunicación al público, en donde las personas puedan acceder a las obras desde cualquier lugar.  

Clasificación de los Derechos de Autor

Cuando se habla de información legal para escritores es imprescindible que los mismos sepan cómo se clasifican sus derechos de autor. Es así, que suelen dividirse en tres partes fundamentales: derechos patrimoniales, derechos morales y derechos conexos.

Derechos patrimoniales

Los herederos de la obra de un autor pueden explotar sus derechos hasta que la propiedad intelectual pasa al dominio público, en donde puede ser difundida por cualquier persona.

Derechos morales

Con este derecho cualquier escritor puede negarse a permitir que su obra sea modificada. Además, establece que la paternidad de la obra es permanente e irrenunciable, incluso luego de la muerte.

Derechos conexos

Se refiere más que todo a los derechos concernientes a intérpretes, productores y radiodifusores. Es decir, el derecho de todos los involucrados en poner las creaciones a disposición del público en general y percibir un pago sin perjuicio de los escritores dueños de las obras.

Tipos de obras protegidas por las leyes

-Libros, poemarios, narraciones, artículos, ensayos, folletos, revistas, periódicos.

-Discursos, memorias, comentarios, críticas orales y escritas.

-Obras dramáticas y teatrales en general.

-Las adaptaciones de cualquier obra literaria.

Es importante acotar, que una vez ha pasado el lapso legal de protección de las obras, las mismas pasan a dominio público y para su difusión no se requiere ninguna autorización.

¿Cómo demostrar que una obra es propia?

Si hay una información legal para escritores realmente significativa es la forma de cómo demostrar que una obra es propia. Ningún escritor debe ignorar estos procedimientos por cuanto pueden significar la liberación de problemas posteriores en relación a sus derechos de autor. Las formas o maneras son distintas en cada país, sin embargo, trataremos de exponer las más usadas en un contexto general.

Antes que nada, se debe entender que la propiedad de una obra se genera desde el mismo momento en que ésta se crea y ya está protegida por los convenios internacionales al respecto. No obstante, y para demostrar legalmente dicha autoría, se recomienda hacer un registro de la propiedad intelectual ante los organismos y dependencias creadas para ello.

1.-Inscribirla en el registro de propiedad intelectual de cada país. (Es la de mayor validez)

2.-Inscribirse en la sociedad de autores y compositores de cada país. (Una forma de proteger las compensaciones por el uso de las obras).

3.-Registrarla en la web a través de sitios oficiales con esta función, tales como Safe Creative.

4.-Todo escritor debe registrar su obra ante el depósito legal de su país.

5.-Todo escritor debe adquirir un código ISBN que identifica su obra en cualquier país del mundo.

6.-Los escritores pueden dar licencias de uso de sus obras, donde se les reconozca su autoría, sin necesidad de cobros o compensaciones. Se llama licencia Creative Commons.

7.-Hasta enviando tus creaciones a través de un email, pudiera ser una prueba más para identificar una obra como tuya.

En fin, la idea es que tengas la mayor cantidad de pruebas legales posibles a la hora de demostrar la propiedad intelectual de tu obra y así evitar conflictos innecesarios.

Por: Glean Rimano Sucre /Especialista en generación de contenidos

Deja un comentario

Total Page Visits: 387 - Today Page Visits: 3