Enuma Elish, un poema sobre la creación del mundo

Enuma Elish, un poema sobre la creación del mundo, que afirma una vez más el papel clave de la poesía en todas las culturas. En este caso, hablamos del Enuma Elish, un poema de escritura cuneiforme que data de 17 siglos a.C. Como sabemos, el cuneiforme estuvo entre nosotros más de tres mil años hasta el siglo I d.C. Fue así que pudo sobrevivir este poema, cuyo contenido plantea la repetida lucha entre el bien y el mal, la venganza que engendra violencia, la rivalidad entre el hombre y la mujer y el poder de los dioses.

Enuma Elish, su significado y la venganza de la diosa Tiamat

Enuma Elish, que significa “Cuando en lo alto”, narra en sus siete tablillas el enojo de la diosa Tiamat que quiere someter a los dioses.  Es evidente, que a una esposa le duele el asesinato de su esposo y Tiamat no escapa a esta verdad por la muerte de su esposo el Dios Apsu. Previamente, Apsu, tras no soportar la conducta de su descendencia, había decidido matarlos.

La diosa Tiamat, prepara la venganza al lado de su hijo Kingu y forma un fuerte ejército de once monstruos. Ellos eran: El Peludo, La Serpiente Venenosa, La Serpiente exaltada, La Serpiente Furiosa, El Hombre Pez, El Hombre Toro, El Hombre Escorpión, El Dragón, El León Loco, La Tormenta Violenta y La Bestia del Clima. En vista de esto, El Dios Anu, su nieto, envía a varios emisarios para tratar de tranquilizarla, pero resulta infructuosa la iniciativa de paz.

¿Por qué Enuma Elish es un poema sobre la creación del mundo?

Luego de varios intentos por doblegar a la diosa Tiamat, surge un nuevo héroe, el hijo del dios Ea, su nombre era Marduk, tataranieto de Tiamat. Los dioses ante la peligrosa amenaza que los acechaba se reunieron y dotaron de poderes a Marduk, declarándolo soberano y vengador. Cual guerrero, Marduk se hizo de un arco y flecha y cual pescador se consiguió una red para recoger los despojos de Tiamat. Ahora, ¿por qué Enuma Elish es un poema sobre la creación del mundo? Sencillamente, porque con los restos del cuerpo de la diosa Tiamat, Marduk creó el sol, el cielo, las nubes, el viento, entre otras creaciones, según se puede leer en el poema.

En un poema sobre la creación del mundo no podía faltar el hombre

Una vez derrotada, muerta y cercenada la diosa Tiamat, solo faltaba crear al hombre. Era una idea que tenía en mente el poderoso Marduk. Después de crear al mundo y sus montañas y cielos, necesitaba culminar con algo cumbre. En efecto, pensó que matando a uno de los cómplices de Tiamat sería ese cierre que necesitaba. Los dioses le dieron el visto bueno y la víctima fue el dios Kingu, hijo y posterior compañero de la diosa muerta. Entonces, de la sangre de Kingu se extrajo lo necesario para crear al hombre el cual estaría para servir a los dioses.

En fin, el poema Enuma Elish, nos enseña que la venganza es una mala consejera y puede generar los más ilógicos conflictos. Además, nos habla que este tipo de sentimientos han estado presentes en el mundo desde los tiempos más antiguos. Por otro lado, nos reafirma el sabio mensaje de un pensador indio que dijo:  “Ojo por ojo y diente por diente y el mundo quedará ciego”.

Deja un comentario

Total Page Visits: 8516 - Today Page Visits: 120