«Bodas de sangre» de Federico García Lorca (Acto I, Cuadro II)

BODAS DE SANGRE

Federico García Lorca

Acto I, Cuadro II

ACTO I

Cuadro II

Habitación pintada de rosa con cobres y ramos de flores populares. En el centro, una mesa con mantel. Es la mañana.

SUEGRA de LEONARDO con un niño en brazos. Lo mece. La MUJER, en la otra esquina, hace punto de media.

 

SUEGRA     

Nana, niño, nana               

del caballo grande             

que no quiso el agua.                    

El agua era negra              

dentro de las ramas.                      

Cuando llega al puente                

se detiene y canta.             

¿Quién dirá, mi niño,                    

lo que tiene el agua           

con su larga cola                

por su verde sala?             

 

MUJER         

 (Bajo.)

 

Duérmete, clavel,               

que el caballo no quiere beber.               

 

SUEGRA     

Duérmete, rosal,                 

que el caballo se pone a llorar.               

Las patas heridas,             

las crines heladas,             

dentro de los ojos               

un puñal de plata.              

Bajaban al río.                     

¡Ay, cómo bajaban!            

La sangre corría                 

más fuerte que el agua.                

 

MUJER         

Duérmete, clavel,               

que el caballo no quiere beber.               

 

SUEGRA     

Duérmete, rosal,                 

que el caballo se pone a llorar.               

 

MUJER         

No quiso tocar                     

la orilla mojada,                   

su belfo caliente                 

con moscas de plata.                     

A los montes duros            

sólo relinchaba                   

con el río muerto                

sobre la garganta.              

¡Ay caballo grande             

que no quiso el agua!                    

¡Ay dolor de nieve,             

caballo del alba!                 

 

SUEGRA     

¡No vengas! Detente,                    

cierra la ventana                

con rama de sueños                     

y sueño de ramas.              

 

MUJER         

Mi niño se duerme.            

 

SUEGRA     

Mi niño se calla.                 

 

MUJER         

Caballo, mi niño                 

tiene una almohada.                     

 

SUEGRA     

Su cuna de acero.              

 

MUJER         

Su colcha de holanda.                  

 

SUEGRA     

Nana, niño, nana.              

MUJER         

¡Ay caballo grande             

que no quiso el agua!                    

SUEGRA     

¡No vengas, no entres!                  

Vete a la montaña.            

Por los valles grises                      

donde está la jaca.             

MUJER         

 (Mirando.)

Mi niño se duerme.            

SUEGRA     

Mi niño descansa.              

 

MUJER         

 (Bajito.)

Duérmete, clavel,               

que el caballo no quiere beber.               

SUEGRA     

 (Levantándose, y muy bajito.)

 

Duérmete, rosal,                 

que el caballo se pone a llorar.               

(Entran al niño. Entra LEONARDO.)

 

LEONARDO.-  ¿Y el niño?

MUJER.-  Se durmió.

LEONARDO.-  Ayer no estuvo bien. Lloró por la noche.

MUJER.-   (Alegre.) Hoy está como una dalia. ¿Y tú? ¿Fuiste a casa del herrador?

LEONARDO.-  De allí vengo. ¿Querrás creer? Llevo más de dos meses poniendo herraduras nuevas al caballo y siempre se le caen. Por lo visto se las arranca con las piedras.

MUJER.-  ¿Y no será que lo usas mucho?

LEONARDO.-  No. Casi no lo utilizo.

MUJER.-  Ayer me dijeron las vecinas que te habían visto al límite de los llanos.

LEONARDO.-  ¿Quién lo dijo?

MUJER.-  Las mujeres que cogen las alcaparras. Por cierto que me sorprendió. ¿Eras tú?

LEONARDO.-  No. ¿Qué iba a hacer yo allí, en aquel secano?

MUJER.-  Eso dije. Pero el caballo estaba reventando de sudor.

LEONARDO.-  ¿Lo viste tú?

MUJER.-  No. Mi madre.

LEONARDO.-  ¿Está con el niño?

MUJER.-  Sí. ¿Quieres un refresco de limón?

LEONARDO.-  Con el agua bien fría.

MUJER.-  ¡Cómo no viniste a comer!…

LEONARDO.-  Estuve con los medidores del trigo. Siempre entretienen.

MUJER.-   (Haciendo el refresco y muy tierna.) ¿Y lo pagan a buen precio?

LEONARDO.-  El justo.

MUJER.-  Me hace falta un vestido y al niño una gorra con lazos.

LEONARDO.-   (Levantándose.) Voy a verlo.

MUJER.-  Ten cuidado, que está dormido.

SUEGRA.-   (Saliendo.) Pero ¿quién da esas carreras al caballo? Está abajo, tendido, con los ojos desorbitados, como si llegara del fin del mundo.

LEONARDO.-   (Agrio.) Yo.

SUEGRA.-  Perdona; tuyo es.

MUJER.-   (Tímida.) Estuvo con los medidores del trigo.

SUEGRA.-  Por mí, que reviente.  (Se sienta.)

(Pausa.)

 

MUJER.-  El refresco. ¿Está frío?

LEONARDO.-  Sí.

MUJER.-  ¿Sabes que piden a mi prima?

LEONARDO.-  ¿Cuándo?

MUJER.-  Mañana. La boda será dentro de un mes. Espero que vendrán a invitarnos.

LEONARDO.-   (Serio.) No sé.

SUEGRA.-  La madre de él creo que no estaba muy satisfecha con el casamiento.

LEONARDO.-  Y quizá tenga razón. Ella es de cuidado.

MUJER.-  No me gusta que penséis mal de una buena muchacha.

SUEGRA.-  Pero cuando dice eso es porque la conoce. ¿No ves que fue tres años novia suya?  (Con intención.)

LEONARDO.-  Pero la dejé.  (A su MUJER.) ¿Vas a llorar ahora? ¡Quita!  (La aparta bruscamente las manos de la cara.)  Vamos a ver al niño.

 

(Entran abrazados.)

 

(Aparece la MUCHACHA, alegre. Entra corriendo.)

 

MUCHACHA.-  Señora.

SUEGRA.-  ¿Qué pasa?

MUCHACHA.-  Llegó el novio a la tienda y ha comprado todo lo mejor que había.

SUEGRA.-  ¿Vino solo?

MUCHACHA.-  No, con su madre. Seria, alta.  (La imita.) Pero ¡qué lujo!

SUEGRA.-  Ellos tienen dinero.

MUCHACHA.-  ¡Y compraron unas medias caladas!… ¡Ay, qué medias! ¡El sueño de las mujeres en medias! Mire usted: una golondrina aquí,  (Señala al tobillo.)  un barco aquí  (Señala la pantorrilla.)  y aquí una rosa. (Señala el muslo.)

SUEGRA.-  ¡Niña!

MUCHACHA.-  ¡Una rosa con las semillas y el tallo! ¡Ay! ¡Todo en seda!

SUEGRA.-  Se van a juntar dos buenos capitales.

 

(Aparecen LEONARDO y su MUJER.)

 

MUCHACHA.-  Vengo a deciros lo que están comprando.

LEONARDO.-   (Fuerte.) No nos importa.

MUJER.-  Déjala.

SUEGRA.-  Leonardo, no es para tanto.

MUCHACHA.-  Usted dispense.  (Se va llorando.)

SUEGRA.-  ¿Qué necesidad tienes de ponerte a mal con las gentes?

LEONARDO.-  No le he preguntado su opinión.  (Se sienta.)

 

SUEGRA.-  Está bien.

 

(Pausa.)

 

MUJER.-    (A LEONARDO.) ¿Qué te pasa? ¿Qué idea te bulle por dentro de la cabeza? No me dejes así, sin saber nada…

LEONARDO.-  Quita.

 

MUJER.-  No. Quiero que me mires y me lo digas.

 

LEONARDO.-  Déjame. (Se levanta.)

MUJER.-  ¿Adónde vas, hijo?

 

LEONARDO.-   (Agrio.) ¿Te puedes callar?

 

SUEGRA.-   (Enérgica, a su hija.) ¡Cállate! 

 

(Sale LEONARDO.)

 

  ¡El niño! (Entra y vuelve a salir con él en brazos.)

 

(La MUJER ha permanecido de pie, inmóvil.)

 

 

Las patas heridas,             

las crines heladas,             

dentro de los ojos               

un puñal de plata.              

Bajaban al río.                     

La sangre corría                 

más fuerte que el agua.                

 

MUJER         

 (Volviéndose lentamente y como soñando.)

 

Duérmete, clavel,               

que el caballo se pone a beber.              

 

SUEGRA     

Duérmete, rosal,                 

que el caballo se pone a llorar.               

 

MUJER         

Nana, niño, nana.              

 

SUEGRA     

¡Ay, caballo grande,                      

que no quiso el agua!                    

 

MUJER         

 (Dramática.)

 

¡No vengas, no entres!                  

¡Vete a la montaña!           

¡Ay dolor de nieve,             

caballo del alba!                 

 

SUEGRA     

 (Llorando.)

 

Mi niño, se duerme…                     

 

MUJER         

 (Llorando y acercándose lentamente.) 

Mi niño descansa…            

SUEGRA     

Duérmete, clavel,               

que el caballo no quiere beber.               

MUJER         

 (Llorando y apoyándose sobre la mesa.)

Duérmete, rosal,                 

que el caballo se pone a llorar.               

 

(Telón.)

   1   2   3   4   5   6   7  

Video relacionado

Escritos relacionados

Poemas de Federico García Lorca

También puedes leer los poemas de Federico García Lorca

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 920 - Today Page Visits: 1