«El hijo pródigo» de Stéphan Mallarmé

EL HIJO PRÓDIGO

Stéphan Mallarmé

POEMA/FRANCIA

I

En aquellas en quienes el amor es una naranja seca

Que preserva un viejo perfume sin el néctar bermejo,

Busqué el Infinito que hace pecar al hombre

Y sólo hallé un Abismo enemigo del sueño.

− ¡El Infinito; sueño altivo que mece en su oleaje

Los árboles y los corazones como arena fina!

−Un Abismo, erizado de zarzas ásperas, donde rueda

Un fétido torrente de afeites mezclados con vino!

 

II

Oh, la mística, oh la sangrante, oh la enamorada,

Loca de aromas de cirio y de incienso, que no supiste

Qué Demonio te retorcía el atardecer en que, doliente,

Puliste un cuadro del Sagrado Corazón de Jesús.

Tus rodillas endurecidas por las oraciones ensoñadoras,

Beso, y tus pies también que calmarían el mar.

Quiero hundir mi cabeza en tus muslos nerviosos

Y llorar mi error bajo tu cilicio amargo:

Allí, santa mía, embriagado por perfumes extáticos,

Olvidando el negro Abismo y el Infinito amado,

Luego de haber cantado muy quedo largos cánticos

Adormeceré mi mal sobre tu fresca carne.

 

Música para leer

Poemas relacionados

STÉPHAN MALLARMÉ

Sigue nuestras redes sociales

Deja un comentario

Total Page Visits: 821 - Today Page Visits: 2